Tio Felix

Larunbatean hil zen Felix Aranzabal, Angiozarko Itsua, guretzat tio Felix, aitaren anaia baitzen. Umetan nire heroietako bat zen tio Felix. Urtero pare bat aldiz ikusiko genuen elkar, maiatzaren 15ean, sanisidroetan —orduan gurean egiten zuen lo—, eta abuztuaren 24an, sanbartolometan, Aguleta baserrian, Angiozarren.

Haren etorrera festa seinale izaten zen gurean. Sozietatean, kioskoan eta baita kalean zehar ere, berak ipiniko zuen musika. Askotan, gainera, bertsolariak izaten zituen inguruan, haiek ere festa girotzen. Alaia zen, baina gainerako guztiok uju eta aja genbiltzan bitartean, bera lanean zintzo demonio.

Gozo hitz egiten zigun beti, eta beti euskaraz. Sasoi batean, ni euskara ia erabat galduta nuela, etxetik alde egin nuen behin baino gehiagotan —agurtu, eta ospa kalera—, lotsatuta berarekin ezin nuelako euskaraz egin. Geroago, euskara berreskuratuta, berriro gozatu nuen haren elkarrizketaz.

Fernando, Peli eta Aitor gure lehengusuei, eta beren familiei, besarkada handi bat. Gugan bego.

Kategoria: Sailkatugabeak Etiketak . Gorde lotura.

2 Responses to Tio Felix

  1. egilea: Aitor Buendía

    Kaixo. En primer lugar, mi más sincero pésame por la muerte de Félix. Esta misma semana tuve ocasión de escribir una pequeña opinión en El Diario Vasco, en la carta de Eibar. Por si acaso no se la han facilitado, le traslado dicha carta.

    Se publicó este pasado martes

    Besarkada bat

    Aitor

    ————————————–

    FÉLIX, UN MAESTRO DE MAESTROS

    ¡Y venga a retorcerte los dedos!. Y ahora los arpegios. ¡Venga, y venga…, hasta que al final…¡tatachán!: MILAGRO, ya sé tocar “La Polka”, “Gavota” o, lo mejor, un pasodoble. Así era Félix Aranzabal, nuestro querido Félix. Maestro de maestros, ¡claro que sí!. Pedro Palacín, nuestro campeonísimo y maestro acordeonista, lo ha defendido a capa y espada.

    Siempre que le veía a Félix, bien acompañado por sus hijos en sus particulares “kalejiras” por la “Dos de Mayo” de siempre, le cogía de la mano y le decía:”Buendía naiz. Zer moduz, Félix”. Ciego como era él (eso de invidente siempre me ha parecido petulante; por algo era conocido como el ciego de Angiozar), era una forma de situarle, de decirle gracias por su dedicación, gracias por el solfeo de su inseparable mujer e hijos.

    No me gustan las comparaciones ni subir a nadie a los altares…, pero creo que Félix, benetan, merecía (y merece) un mínimo detalle de su ciudad para recordarlo como fue: un “Maestro” de maestros.

    Aitor Buendía

  2. egilea: Joxe Aranzabal

    Eskerrik asko, Aitor! Hitz politak idatzi dituzu tio Felixen gainean. Pozten naiz bere ikasleek hain estimu handitan dutelako. Besarkada bat.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude