IPCEko (Instituto del Patrimonio Cultural de España) geologoak berretsi du pieza gehienetan metal modernoak aurkitu dituela, kustodia katea hautsita eta grafitoak esku ugaritatik igarota daudela kontuan hartu gabe

Gaurko saioan, J. V. Navarro Gascónek deklaratu du eta aurrez 2013ko bere txostenean esandakoak berretsi ditu. Metal pila aurkitu omen du ildoetan zein gainazalean, grafitoa egiteko erabilitako tresnaren arrastoak, bere esanetan. Azpimarratu nahi izan du ildoetan agertzen direnak, burdina arruntaz gain, altzairu mota ezberdinak direla batik bat: (vanadio, molibdeno…); kuprita ere agertzen omen da, eta alpaka eta berunezkoa tresnen aztarnak ere ba omen daude, ildoak errepesatzeko erabiliak ziur asko. Abokatuak galdetu dio ea faltsutzaileak ferreteria bat zuen; epaileak moztu egin dio, galdera desegokia dela argudiatuz.

Ontzat eman dituen piezetan (hiru edo lau), burdina “eraldatua” omen dago denboraren poderioz, eta beste guztietan “eraldatu gabe”, eta horrek “modernoak” direla adierazten omen du. Galdetu zaio ea kontrolerako piezarik erabili duen, hau da, norberak apropos egin grafito bat eta gero mikroskopiaz aztertu, ikusteko berdinak diren honen emaitzak eta grafitoenak, beti egin ohi den bezala. Ezetz, ez omen zuen beharrezkoa ikusi. Baita garbi geratu da ontzat emandako piezak aurrez inork laborategian aztertu gabeak zirela (Cerdán, Madariaga…), eta gehienak inoiz aipatu gabeak zirela Batzordeko txostenetan.

***

1.- José Vicente Navarro Gascón (IPCE )

En la sesión de hoy ha declarado en primer lugar José Vicente Navarro Gascón, geólogo del IPCE (Instituto del Patrimonio Cultural de España), dependiente del Ministerio de Cultura. Se ha reafirmado en lo expuesto en su informe de 2013. Dice haber encontrado muchos metales modernos tanto en los surcos como en las superficies. Ha insistido en que lo que aparece en los surcos, aparte de hierro común, son diferentes clases de acero: vanadio, molibdeno…  Que también aparece cuprita, y restos de herramientas de alpaca y cobre, seguramente usadas para repasar los surcos. El abogado le ha preguntado si cree que el supuesto falsificador tenía una ferreteria. La jueza le ha cortado alegando que es una pregunta inapropiada.

En las piezas dadas por buenas (tres o cuatro), manifiesta que el hierro está “alterado” por el paso del tiempo, mientras que en la mayoría está “inalterado”, y que de ello se desprende que los grafitos son “modernos”. Se le ha preguntado si ha utilizado alguna pieza de control, es decir, si ha hecho intencionalmente un grabado sobre una cerámica, la ha estudiado con microscopía y comprobado si los resultados son idénticos a los de los grafitos cuestionados, cosa habitual en este tipo de análisis. Ha contestado que no, que no lo vio necesario. También ha quedado claro que las piezas dadas por buenas no habían pasado antes por ningún otro laboratorio (Cerdán, Madariaga…), y algunas no habían sido objeto de ningún comentario en los diversos informes de la Comisión.

***

Qué está pasando con Iruña-Veleia? liburuan luze mintzatzen ginen txosten honetaz. Koenraad Van den Driessche geokimikariaren txostenetan oinarrituta osatu genuen atala. Hona ekartzen dugu. // En el libro Qué está pasando con Iruña-Veleia? hablamos profusamente sobre este informe, basándonos en los informes del geoquímico Koenraad Van den Driessche. Lo copiamos a continuación:

1.- El informe Navarro

Diputación (la parte querellante) y Lurmen (La parte de querellada) llegan a un acuerdo para analizar un número significativo de grafitos, tanto en cerámica como en hueso y ladrillo. El 12 de noviembre de 2012 dos funcionarios del IPCE, entre ellos José Vicente Navarro Gascón, se desplazan a Vitoria/Gasteiz y eligen 39 piezas, todas ellas de cerámica, dejando a un lado las de hueso y cerámica. En el acto de recogida se hallan presentes la Ertzaintza y funcionarios de la DFA. Lurmen no ha sido invitada a tiempo.

El informe tarda más de un año en llegar (12-12-13), se titula “Análisis de fragmentos cerámicos con grafitos del yacimiento arqueológico romano de Iruña-Veleia”, y está firmado por una sola persona, el susodicho J. V. Navarro, licenciado en Geología. Concluye que son recientes 35 de los 39 grafitos analizados. Por lo tanto “falsos”. Tres son auténticos aunque con “retoques”. Solo una pieza es claramente auténtica. Para su estudio ha utilizado un microscopio electrónico de barrido, y se ha limitado en gran medida a buscar restos de metales en los surcos y en las superficies. Ha hallado nada menos que 25 metales diferentes. Figuran en el informe las fotos de todas las piezas con las respectivas explicaciones.

Lurmen responde con el informe titulado “Evaluación del informe Navarro” del dr. en geoquímica Koen Van de Driessche. Lo sintetizamos:

  1. Inexistencia de cadena de custodia. Las piezas en cuestión han estado en manos de la parte querellante.
  2. No se han analizado químicamente las costras existentes tanto en los surcos como en superficie. Tampoco se ha mirado debajo de dichas costras.
  3. No se han analizado deliberadamente los grafitos en hueso y ladrillo, los más fáciles de datar, los primeros por Carbono 14 y los segundos por termoluminiscencia.
  4. Navarro declara haber encontrado 25 metales diferentes en 35 piezas: hierro, acero, manganeso, cromo, níquel, vanadio, molibdeno, alpaca, latón, plata, estaño, cobre… Incluso algunos no aptos para la grabación: cinc, plomo, cuprita, oro[1]… Esto implicaría usar unos 25 instrumentos diferentes para realizar 35 grafitos, cosa fuera de toda lógica. Hay que tener en cuenta que si un falsificador quisiera hacer pasar por buenas las inscripciones, no tendría ningún problema en encontrar un clavo o cualquier otro objeto punzante de época romana para su fechoría.
  5. Las piezas en cuestión han pasado por múltiples manos y procesos desde que salieron de la tierra: lavado con agua y jabón usando cepillos, a veces metálicos. Tratamiento por parte del equipo de restauración de la DFA, usando a veces bisturís metálicos. Posteriormente han pasado por las manos de fotógrafos, integrantes de la Comisión, grafólogos, etc. No hay que olvidar que es suficiente un leve contacto de la pieza con un bolígrafo metálico, p. ej., para que el microscopio detecte la marca. Las cantidades de metal que especifica Navarro son la mayoría de las veces mínimas. Y es cosa sabida que una vez judicializado el asunto las piezas siguieron estando accesibles para quienes contaban con el visto bueno de la DFA. La diputada de cultura declaró a finales de 2010 en sede parlamentaria que existía un registro de visitantes en el Bibat.

Por todo lo dicho, es fácilmente explicable la presencia de metales modernos en las piezas. Además, teniendo en cuenta que han estado en manos de la parte querellante, no se puede descartar la posibilidad de una contaminación intencionada.


[1] El Informe de la Ertzaintza dice: “Destacar que, según el informe del IPCE, “en algunas piezas se apreciaban partículas de oro, posiblemente procedentes del anillo del falsificador”, dato concordante con el sello de oro que Elíseo GIL portaba en los años de aparición de los “grafitos excepcionales”.
En los 5 casos donde aparece oro en la superficie de las cerámicas, el oro es claramente distinto. De ninguna manera se puede llegar a la conclusión que el oro tiene relación con un mismo anillo de oro, son 5 tipos de oro distinto. El ‘sello de oro’ que aparece en algún vídeo de Eliseo es una imitación de un anillo romano, pero de latón, comprado en el British Museum por Eliseo Gil. El geoquímico K. Van den Driessche da los detalles en el escrito de respuesta, remitiéndose al Informe Navarro: “En el caso de la pieza 11139, es una partícula de oro con pico de cobre más bajo que plata en la aleación sin cinc, en el caso de la pieza 11417 es oro filiforme, en el caso 11424 es oro puro, en el caso de 12098 es una aleación de oro con plata, cobre y cinc, y en el caso de la pieza 13368 es una aleación con los picos de plata son más altos que lo de cobre y sin cinc. Conclusión: no existe ningún indicio para pensar que las 5 ocurrencias de oro en la superficie de la cerámica tienen alguna relación y algunos pueden ser perfectamente oro romano”.

2.-  Informe ESCRBC (Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales)

En la sesión de la tarde han declarado María del Carmen Dávila, Ángel Gea García y Marta Rodríguez, miembros de este organismo dependiente de la Comunidad Autónoma de Madrid. Han proporcionado las siguientes cifras:

Total grafitos Graf. excepcionales Coordenadas  in situ Coord. in situ excepc.
1.188 291 236 39

Los datos son importantes porque El Gobierno Vasco señala  476 excepcionales a la hora de fijar la multa de 600 € por cada a Eliseo Gil. Al tuntún, como quedó demostrado en la comparecencia de la funcionaria M. Teresa Izquierdo el jueves pasado.

Las/los miembros del ESCRBC han insistido en que con excepción de una pieza, no está demostrada la trazabilidad, es decir, que no está demostrada documentalmente por medio de fotografías, cuadernos de campo, etc. el recorrido completo de las piezas desde que se extraen del suelo hasta que se depositan en museo.

La defensa pregunta por qué entonces hay tantas piezas coordenadas in situ. Contestan que sería por otra cosa, no por el grafito. Se les contesta que muchas piezas con grafito son pequeñas y sin n9nguna característica excepcional, que no se coordinarían si no tuvieran grafito. Luego se les pregunta de cuantas “no excepcionales” existe trazabilidad clara. Contestan que dos. La defensa deduce de ello que entonces no existe trazabilidad ni de las excepcionales ni de las banales, y que por lo tanto no parece que exista ninguna intencionalidad.

La defensa pregunta si existe alguna ley que obliga la trazabilidad perfecta que propone la ESCRBC. Contestan que es lo normal trabajar así, y se remiten a un documento de 2013. La defensa repregunta si en 2005 existía algún protocolo obligatorio o ley en este sentido. Titubean y dicen que no lo saben.

….

En el libro Qué está pasando con Iruña-Veleia? hablamos sobre este informe. Lo copiamos a continuación:

El juzgado pide un informe sobre trazabilidad al ESCRBC, organismo dependiente de la Comunidad de Madrid. Este organismo entrega en marzo de 2015 un informe basado sobre todo en el análisis de los informes y de los cuadernos de campo de Lurmen, pero habiendo examinado también otros muchos documentos relacionados con el tema. Se titula “Informe sobre el grado de adecuación del tratamiento recibido por los grafitos del conjunto de Iruña-Veleia”. Tiene 121 pags. y está firmado por María del Carmen Dávila, Ángel Gea García y Marta Rodríguez, arqueólogas, historiadoras y especialistas en restauración. Según los expertos que hemos consultado, se trata de un estudio profundo y honesto. Plantean así la investigación:

“Con el análisis de la documentación que manejamos debemos responder a dos cuestiones: 1. ¿La trazabilidad de los materiales con grafitos excepcionales aparecidos durante la intervención de LURMEN S.L. es completa y verificable? 2. ¿Los tratamientos llevados a cabo en las piezas bajo custodia de LURMEN S.L. han sido adecuados?”. “Sobre la trazabilidad de los materiales: consideramos óptima la trazabilidad de los materiales cuando el registro documental de la excavación nos permita comprobar el estado de cada uno de los materiales objeto de estudio durante todos y cada uno de los pasos del procedimiento de gestión de los mismos que siguió LURMEN S. L. en el curso de su excavación, y específicamente cuando podamos comprobar a través del registro documental de la intervención arqueológica de forma incontestable que las piezas fueron halladas en contexto, identificada la pieza junto con su grafito, en el momento del hallazgo”.

Después de un seguimiento pieza por pieza, la conclusión es que en la mayoría de los grafitos no se puede demostrar la trazabilidad, no están documentalmente demostrados todos los pasos desde el momento de su extracción de la tierra hasta su registro y fotografiado final. Se recalca que las cosas se podrían haber hecho mejor en este aspecto, pero en el informe en ningún momento se habla de falsedad. Es interesantísimo el capítulo de conclusiones:

“En fin, siempre es complicado aceptar como auténtico un unicum, es decir, un
hallazgo sin precedentes, en este caso arqueológico y, además, con implicaciones
históricas, políticas, religiosas, etc. de gran relevancia. Se han dado casos en la
Arqueología universal en general y en la española en particular sobradamente
conocidos, como pueden ser las pinturas rupestres de la cueva de Altamira, por citar
un ejemplo. Sin embargo, esta circunstancia de único hace que la carencia de
antecedentes o paralelos de un hallazgo deba compensarse con pruebas registrales y
documentales incuestionables e irrefutables. A lo largo de este trabajo hemos
comprobado que la trazabilidad de los fragmentos con grafitos no es demostrable y que
el tratamiento recibido no ha garantizado su integridad física en la medida necesaria
para que los diferentes análisis sean concluyentes. Por los motivos expuestos, los
autores de este estudio no pueden avalar la autenticidad de los grafitos de Iruña-Veleia
sin la realización de las pruebas propuestas en el epígrafe anterior (Propuestas de
ampliación de la investigación)[1].”

Estas son, en resumen, las principales pruebas propuestas: 1) “Estudio del material extraído de antiguas excavaciones: las llevadas a cabo por Gratiniano Nieto en los años 60 y Elorza en los 70”. 2) Estudio cronológico y formal de los soportes arqueológicos: cerámica y ladrillo y su relación con la epigrafía que contienen. 3) “Análisis del contenido de los surcos de los grafitis con relleno, que no ha podido llevarse a cabo aún por no poder realizar análisis destructivos con toma de muestra”.

Tambien proponen un “Estudio y análisis de la documentación no aportada”. Es decir, de la que no han tenido acceso: fotografías, filmaciones, diarios de campo, memorias de la excavación, etc. Como vemos, la ESCRBC, después de haber entrado a fondo y estudiado el tema durante dos años, propone seguir con la investigación y detalla el método. Para nosotros es significativo que se acuerden de Altamira en las conclusiones.”

  • En la sesión de hoy se han desdicho bastante y han manifestado que no veían muy necesarias las pruebas que proponían en 2014. Se veía que traían bien aprendida la lección. Está quedando claro que los testigos y peritos de la acusación están perfectamente coordinados y tratan de dar un mensaje único y contundente.

3.- Informe Antelo

La defensa de Eliseo Gil había solicitado la comparecencia de Tomás Antelo, pero no ha querido venir a testificar. Navarro ha contestado a algunas preguntas que se le han hecho sobre dicho informe. Los peritos de la defensa ven fluorescencia en los surcos de muchos grafitos, lo que demostraría  la continuidad de pátina. No se ha podido profundizar en el tema porque Navarro ha manifestado no ser competente en la materia.

Copiamos seguidamente el capítulo sobre el tema del libro Qué está pasando con Iruña-Veleia?

El 29-04-14 el IPCE envía un segundo informe titulado “Examen por imagen” firmado por un equipo de seis personas dirigido por Tomás Antelo[2].

Se trata básicamente de un estudio realizado a través de “fotografías digitales con radiación ultravioleta”, llamada técnica FUV. Lo primero que llama la atención es que no se cita ni una sola vez el informe Navarro, entregado cinco meses antes por la misma institución. Lo segundo, que en ningún momento se habla de falsedad o fabricación reciente. No hace interpretaciones, se limita a describir lo que se aprecia en las fotografías en color obtenidas mediante dicha técnica, usando un lenguaje muy especializado.

Resulta sospechoso que el juzgado entregara a la defensa una copia en blanco y negro, y que durante tres años hiciese oídos sordos a las reiteradas solicitudes de ésta, que ha tenido que esperar al sumario para acceder al informe en color. K. Van den Driessche tituló “Kafka en blanco y negro” el comentario sobre el informe que publicó en Ama Ata en 2015. Ahora, después de examinar la copia en color, encuentra muchas razones para el optimismo.

Parece ser que el informe Antelo no ha gustado mucho en la DFA. La diputada de cultura de aquel momento, Icíar Lamarain del PP, contestaba así a la pregunta del juntero Pedro Elósegi del PNV, según consta en el acta de la sesión del 03-07-14.

“En fecha reciente del 14 de mayo, el Juzgado mandó otro informe, no lo tengo yo aquí, pero era sobre aspecto químico. La Secretaría General no fue capaz de discernir qué es lo que ponía en ese informe, el Jefe del Servicio de Museos tampoco, y se pasó a la Universidad para que nos hagan un balance de qué es lo que significan todas esas palabras tan absolutamente técnicas que venían en ese informe. De momento no tenemos esa valoración pero sé que están ya ultimando alguna cosa al respecto, dentro de las personas que en su momento componían esta Junta, y bueno, yo creo que son personas adecuadas a la hora de hacer un diagnóstico de qué es lo que dice el informe. Insisto, en aspectos técnicos no ha habido en la Diputación nadie capaz de discernir eso”.

¡Nivelazo!Pues parece que siguen sin “discernir” nada, ya que la pregunta de Elosegi no ha obtenido respuesta y de la valoración pedida a la universidad nunca más se supo. Curiosamente, fiscalía y DFA citan a declarar en el juico a todos los peritos que han elaborado algún informe para la Comisión o el juzgado (más de una treintena de personas), con la excepción de… Tomás Antelo y los miembros de su equipo.”

  • En conclusión, de los tres peritajes pedidos por el juzgado, dos (Antelo y ESCRBC) no concluyen (ni siquiera sugieren) falsedad. Solamente el de Navarro llega a esa conclusión, y ya hemos hablado arriba de su grado de seriedad. Es significativo que Antelo y ESCRBC no tomen en cuenta a Navarro, a pesar de que conocían su informe.

[1] los subrayados son nuestros.

[2] Entre las firmantes se encuentra la jefa de departamento de Navarro.

***

2.-  ESCRBC txostena

Arratsaldeko saioan Maria del Carmen Damilak, Angel Gea Garciak eta Marta Rodriguezek deklaratu dute , Madrilgo Autonomia Erkidegoaren menpeko erakunde horretako kideek. Honako zifra hauek eman dituzte:

Grafitoak guztira Graf. bereziak In situ koordenatuak In situ koordenatuak bereziak
1.188 291 236 39

Datuak garrantzitsuak dira; izan ere, Eusko Jaurlaritzak 476 berezitzat hartzen  ditu Eliseo Gili bakoitzeko 600 euroko isuna ezartzerakoan. Aliritzira jarritako isuna, M. Teresa Izquierdo funtzionarioak joan den ostegunean egindako agerraldian agerian utzi zuen bezala.

ESCRBCko kideek berretsi dute, pieza bat izan ezik, ez dagoela frogatuta trazabilitatea, hau da, piezak lurretik ateratzen direnetik museoan uzten diren arte ez dagoela dokumentuta haien ibilbide osoa, ez argazkien bidez, ez landa-koaderno edo beste bidez.

 Defentsak galdetzen du zergatik dauden hainbeste pieza in situ koordenatuta. Beste zerbaitengatik izango zela erantzuten dute, ez grafitoagatik. Erantzuten zaie grafitoa duten pieza asko hutsalak direla, ez liratekeela koordenatuko grafitoa ez balute. Gero, galdetzen zaie “ez-bereziak” direnetatik zenbatek duten trazabilitate garbia. Bik, erantzuten dute. Hori dela-eta, defentsak ondorioztatzen du ez dagoela trazabilitaterik ez pieza berezienik, ez pieza hutselenik  ere, eta, beraz, ez dirudiela intentzionalitaterik dagoenik.

Defentsak galdetu du ea legerik dagoen ESCRBCk proposatzen duen trazabilitate perfektua behartzen duenik. Horrela lan egitea normalena dela erantzun dute, eta 2013ko dokumentu batera jo dute. 2005ean derrigorrezko protokolorik edo legerik ba ote zegoen galdetu du defentsak. Zalantza egiten dute eta ez dakitela esaten dute.

Gaurko saioan nahiko kontraesankor agertu dira, eta adierazi dute ez zutela oso beharrezko ikusten 2014an proposatzen zituzten frogak. Ikasgaia ondo ikasita zeramatela agerikoa izan da. Argi geratzen ari da akusazioaren lekukoak eta perituak primeran koordinatuta daudela eta mezu bakar eta sendo bat ematen saiatzen direla

 3.- Antelo txostena

Eliseo Gilen defentsak Tomas Anteloren agerraldia eskatua zuen, baina ez du lekukotza ematera etorri nahi izan. Navarrok erantzun dizkie txosten horri buruz egin zaizkion galdera batzuei. Defentsako perituek fluoreszentzia ikusten dute grafito askoren ildoetan, eta horrek patinaren jarraipena erakutsiko luke. Ezin izan da gaian sakondu, Navarrok adierazi duelako ez dela aditua gai horretan.

Kategoria: Sailkatugabeak. Gorde lotura.

1 Response to IPCEko (Instituto del Patrimonio Cultural de España) geologoak berretsi du pieza gehienetan metal modernoak aurkitu dituela, kustodia katea hautsita eta grafitoak esku ugaritatik igarota daudela kontuan hartu gabe

  1. Pingback: Veleia, epaia iragarritako baten kronika • ZUZEU

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude